Las mentiras "blancas" dentro del trabajo

octubre 21, 2013 09:14 by Tecoloco.com

MentirasEn varias ocasiones hemos usado un par de mentiras pequeñas en el trabajo para evitar problemas y es muy común que hayamos mentido sin intención alguna o sin darnos verdaderamente cuenta ya que muchas veces parece ser la única opción a la que podemos recurrir.

 

Todo está bajo control

¿Cuántas veces nuestros jefes han preguntado sobre alguna actividad, tarea o responsabilidad específica que aún no está terminada? Nos cuesta admitir que no hemos logrado llevar a cabo las situaciones puntuales, ya que no nos queremos ver irresponsables y mucho menos fallarle al jefe.

 

Cuando nos vemos en esta situación, utilizamos la mentira blanca de “todo está bajo control”. Es aquí cuando debemos explicar que ha tomado más tiempo realizar las actividades y por consecuencia no está saliendo como se esperaba, sin embargo también se deben explicar posibles soluciones para mejorar. Los supervisores apreciarán tu honestidad y no será necesario mentir.

 

Con todo gusto

La mayoría de veces que utilizamos la mentira blanca de “con todo gusto” nos vemos en situaciones de realizar actividades no muy gratas al momento de trabajar o actividades que por ayudar a la persona que nos la solicitó pueden atrasar nuestro trabajo y afectar nuestra productividad. De igual forma, si aceptas a realizar estas actividades puedes dar la impresión que no se llevaron a cabo con ganas y posteriormente puedas dar una mala impresión de tu trabajo.

 

Si te ves en esta situación, es necesario que hagas un análisis de tus tareas primero para saber si es posible poder ayudar con la nueva asignación. Si es el caso de una responsabilidad no grata, puedes hablarlo con tu supervisor para llegar a un acuerdo, nuevas ideas con las cuales no tendrás que realizar actividades desagradables.

 

Me encontré mucho tráfico

A todos nos ha pasado atrasarnos y no hemos llegado a tiempo al trabajo y es allí cuando la mentira blanca de “me encontré mucho tráfico” sale a relucir. Muchos podrían pensar que esta es la mejor manera de afrontar esta situación, sin embargo es preferible hacerse responsable por los errores que cometemos.

 

El verdadero problema lo vemos al momento de mentir todos los días por llegar tarde ya que esa actitud del empleado habla mal de su responsabilidad y se pierde credibilidad en la persona. Es más difícil que tu jefe o tu supervisor vuelva a creer en ti si siempre te muestras tarde por culpa del “tráfico”.

 

Estaba pensando en lo mismo

Si de verdad no estabas pensando lo mismo que tu jefe, no lo digas. Muchas veces esta mentira se utiliza para “ganar punto” con el jefe, para mostrarle que tienen ideas similares y que por eso mismo pueden trabajar bastante bien en conjunto.  Si la situación se da repetitivamente, puede volverse molesto y a la vez podría jugar en tu contra. Es necesario que tu jefe también conozca tus ideas para el beneficio de tu trabajo, no siempre tienes que estar de acuerdo con él.

 

Si te enfrentas a este tipo de situaciones, lo más recomendable es hablar con la verdad. Pueden parecer mentiras blancas, mentiras muy pequeñas, sin embargo en un futuro pueden afectar dentro del trabajo. Como todo profesional, debemos tomar responsabilidad de nuestros actos y siempre se apreciará más que digamos la verdad a decir mentiras. 

 
*Imagen recuperada de http://elitedaily.com/women/women-business/women-lie-work/
 
 



Autor: Tecoloco.com

Tags: , ,
Categories: Consejos empresariales | El día a día laboral
Actions: E-mail | Permalink

¿Te gustó este post?
Comparte este post
Publicaciones relacionadas
Artículos destacados